lunes, 1 de octubre de 2007

LA PAREJA IDEAL


Que me acepte tal como soy.
Que respete mis creencias, ideas y puntos de vista aunque no los comparta.
Que acepte que tengo necesidades y deseos propios.
Que pueda contarme lo que siente y piensa.
Que esté disponible para escuchar algún problema que tengo sin enojos ni
réplicas ni consejos ni sugerencias si no se los solicito.
Que podamos disfrutar juntos de parte del tiempo libre que tenemos.
Que podamos tener proyectos en común sin descuidar los proyectos
individuales.
Que posea capacidad para dar y recibir afecto.
Que entienda que mis ritmos son diferentes a los suyos y los respete.
Que podamos comunicarnos en forma efectiva, sin malentendidos ni
sobrentendidos y lleguemos a acuerdos.
Que muestre conductas amables.
Que pueda separar su trabajo de su hogar; que cuando esté en casa esté en
casa y no siga, con su mente, en otro lugar.
Que se interese, si intromisión, en mis asuntos.
Que sepa desempeñar su función paterna/materna.
Que sepa administrar el tiempo y el dinero.
Que tome iniciativas.
Que tenga capacidad de decisión y que me consulte sólo cuando sea
necesario.
Que cumpla con los compromisos que establece.
Que colabore en las tareas de la casa.
Que me incluya en sus proyectos cuando las circunstancias lo permitan.
Que acepte, con buena disposición de ánimo, quedarse con nuestros hijos,
llevarlos a la escuela, bañarlos, etc., cuando la situación lo requiere.
Que me consulte cuando tenga que tomar alguna decisión que involucra a la familia.
Que me apoye en la puesta de límites a los chicos y que, si me equivocare,
que me confronte cuando estamos solos y no me desautorice frente a ellos.
Que cuide su salud psíquica y física en todos sus aspectos.
Que sea vital, entusiasta y con creatividad en los juegos sexuales.
Que podamos hablar libremente, sin tabúes, sobre temas sexuales.
Que responda a mis seductoras invitaciones.
Que comprenda que no siempre "se está con deseos".
Que el coito sea la consecuencia de un vínculo de amor y no de una
"imperiosa necesidad biológica".
Que conozca la forma en que más me gusta "hacer el amor".
Que me sorprenda con algún regalo fuera de las fechas clave.
Que recuerde dichas fechas.
Que me atienda con buena disposición cuando no me siento bien y se encarguede tareas que no le son habituales.
Que comprenda que yo, como cualquier ser humano, tengo impedimentos para ciertas cosas.
Que pueda aceptar que, en ciertos momentos, se pueda tener malhumor.
Que cuando esté con malhumor e intolerante no lo descargue conmigo y/o con los chicos.
Que conozca mis intereses vitales y deseos cuya realización me producen un estado de bienestar y armonía.
Que comprenda que, en ciertas oportunidades, necesito experimentar momentos de soledad.
Que no me manipule ni con miedo, ni con soborno ni con culpa para obtener algo de mí.
Que comunique abiertamente lo que sintió y pensó en vez de hacérmelo saber mediante subterfugios, disculpas o evasivas.
Que se haga un tiempo para el intercambio de mimos.
Que sepa jugar y divertirse conmigo y los chicos.
Que tenga conciencia de los problema que tenemos como pareja (que no los niegue), que tenga autocrítica (que se haga responsable de su parte) y que manifieste un auténtico deseo de cambio





AUTOR DE ESTE ESCRITO:
Lic. E. Jorge Antognazza
http://epsin.com/

1 comentario:

marco dijo...

holas Ale, pues todas las cosas que estan escritas alli son factibles aunque de seguro en muchos de esos puntos por ahi segurò cometeremos errores voluntarios e involuntarios,pero pienso que es util leerlo porque el hecho de enamorarse o algo mas serio como el casarse conlleva muchas obligaciones, ser sinceros y hablar de nuestros defectos seria lo mas corecto en una relaciòn, pero tambien es bueno comprender que como en todo acuerdo no siempre ganaremos en todos los puntos, mas si hablando en pareja llegamos al entedimiento y cedemos sobre algunas cosa, sin duda ambas personas ganaran no solo la confianza sino el respeto entre ellos, un beso Ale, gracias a Dios ya acab esta semana este trabajo y podre descansar, un besito para ti :)