viernes, 5 de octubre de 2007

gatitos


Cuando tomamos en nuestros brazos ese cálido cuerpecito, cuando escuchamos sus ronroneos y acariciamos su suave manto, en lo que menos pensamos es en los orígenes de ese minino que nos acompaña y a quien tanto queremos y mimamos.

Los orígenes de los gatos datan de más de dos millones de años, pero su domesticación comenzó en Egipto hace aproximadamente seis mil años.

Los egipcios descubrieron que el gato era un excelente depredador y representaba la mejor manera de librarse de los ratones que se habían convertido en un serio problema para los granos. Sin embargo, el gato en Egipto no fue un simple animal de compañía o una mascota, sino que alcanzó proporciones sagradas.

Según la mitología de este pueblo, su dios, Ra, cansado de la rebelión de los hombres, envió a su hija Sekhnet, en forma de leona para que los controlara, pero ella decidió asesinarlos. A Ra no le gustó el comportamiento de su hija y envió a Onuris quién la amansó y la convirtió en Bastet.

Bastet diosa de gran bondad, personificaba la maternidad, la música, la danza y la alegría y se representaba como una elegante y estilizada mujer con cabeza de gata.
A partir del surgimiento de esta diosa, el gato se volvió un animal sagrado, las leyes lo protegían y la religión los veneraba. Se les trataba como un miembro más de la familia; si el gato moría, debía guardarse luto, de ahí que se hayan encontrado grandes cantidades de momias de gatos en excavaciones arqueológicas.


Pero no sólo la cultura egipcia adoraba a los gatos, también los Incas y en la India han aparecido referencias de gatos en textos antiguos.

El gato llegó a Europa llevado por los fenicios y los romanos. Los romanos proclamaron severas leyes y penas para proteger a los gatos; para ellos los felinos simbolizaban la victoria y los llevaban a las batallas; su diosa Libertas era representada con forma de gato.

Pero no todo fue gloria para el minino pues cayeron en desgracia cuando se les comenzó a asociar con la brujería y el satanismo. Bastaba tener un gato para ser acusado de brujería; los quemaban y mataban en ritos religiosos hasta que Napoleón Bonaparte declaró su amor por ellos con el objetivo de que se volvieran a tener gatos en las casas y de esta manera se contrarrestaran las plagas de ratas que azotaban toda Europa. Se dice que la matanza de gatos fue lo que originó la peste negra que asoló al Viejo Continente.

3 comentarios:

marco dijo...

hOLass Ale, siempre es bueno desahogarse,ya enterado de los hechos segun lo que me contastes,y pues sobre los gatos, yo tenia una gata blanquita, con su hijito tambien blanquito, aunque se los robaron, siempre me gustaron los gatos, luego ya tuve mis perros e igual los quiero mucho, a partir de alli me gustan todos los animales. Aca en mi pais tambien aparte de los gatos, culturas antiguas tuvieron cierta consideracion con los perros calatos, osea esos perros que no llevan pelo, ya que su temperatura corporal y ausencia de pelaje brinda confort y alivio durante la enfermedad, si es que tenemos contacto con su cuerpo.

Ahora bien tampoco hay que llegar al extremo de tratarlos como dioses o engreirlos en demasia, todo exeso en vez de un bien genera que puedena malacostumbrarse a ciertas cosas, que luego al no tenerlas les cause sufrimiento. Quien mejor personifico el verdadero amor que debe haber con los animales fue Francisco de Asis, de la misma manera debemos entender que estos animalitos son nuestros hermanos menores, a quienes debemos respetar y querer, muchas veces nos acompañan y cuando no estan sentimos el mismo dolor que se puede sentir por algun familiar querido que nos deja. Amemos pues a los animales, un besito para ti Ale :)

Anónimo dijo...

Yo nunca he tenido Gatos y no sabia toda esta historia...

Muchas gracias por compartirla con nosotros...

Un abrazo
Mariajose81
Recuerda que [-] ES [+]
www.mariajose81.blogspot.com

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

los gatos me dan alergia...chale jaja

Saludos enormes
Arrivederci