viernes, 24 de agosto de 2007

COMO NIÑOS


Anoche Me Encontraba Esperando El Autobús Pensando En Tantas Cosas Que Quedan Por Hacer. Cuando De Pronto Oigo Una Vocecita Pidiéndome La Tome De La Mano Vaya Sorpresa Y Bueno Ante Tanta Insistencia Accedí.

Al Cabo De Un Rato De Que Una Pequeñita Desconocida Me Tuviese De La Mano Pensé Como Es Posible El Poder De Un Niño Para Confiar En Un Perfecto Desconocido Quizás Eso Es Lo Que Nos Hace Falta Volvernos Un Poco Niños Y Confiar Mas En Las Personas Dejar De Guiarnos Por La Apariencias Y Solo Tomar Las Manos De Los Demás Quizás El Mundo Seria Otro.


Realmente Fue Una Buena Experiencia Que Me Saco De Mis Pensamientos Rutinarios El Trabajo Y Otras Cosas Banales Y Ver Realmente La Vida Que Muchas Veces Dejamos Escapar Al No Dejarnos Tomar De La Mano.

1 comentario:

marco dijo...

Holas Ale pues es como tu dices a veces nos falta ser como niños, los niños por naturaleza son mas sensibles, mas curiosos y dicen la verdad aunque a veces parezca una locura. Me imagino que la niña que te dio su mano a lo mejor no tendrìa mamà, o habria fallecido, y por un momento te vio como su madre o su hermana mayor, y le faltaba ese afecto y amor que los padres dan. Me gustaria saber en que acabo esa historia si me lo puedes decir, un beso y feliz fin de semana :)