lunes, 14 de enero de 2008

EL ARCA DE NOE PERSONAL

La llaman el Arca de Noé vegetal. Porque su misión ya no es conservar las especies animales (como en el caso del arca bíblica), sino proteger el patrimonio botánico mundial de posibles catástrofes naturales -como terremotos, tsunamis y huracanes- o provocadas por el hombre.

En un planeta cada vez más amenazado por el calentamiento global (que ya provoca sequías, inundaciones y cambios climáticos, según se ha probado), la desaparición de especies enteras de plantas no es parte de un escenario hipotético construido para una novela de ciencia ficción: es una realidad.


La iniciativa, llevada a cabo por el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos y costeada por capitales europeos, consiste en resguardar 4,5 millones de semillas (muchas de las cuales proveen alimento humano) extraídas de todas partes del globo. Estas muestras serán guardadas en una bóveda equipada con las mayores condiciones de seguridad, en el interior de una montaña noruega, cerca del Polo Norte.

Allí el frío es tan intenso que, aunque la electricidad falle, podría actuar naturalmente como refrigerante de los depósitos. Los organizadores esperan que el banco vegetal, por inaugurarse a fines de este año, se conserve aproximadamente 10 mil años, con la expectativa de que esto permita -si fuera necesario en algún momento- dar a la especie humana la posibilidad de empezar de nuevo.


Y como empezar de nuevo pero conservando algo del pasado (aunque más no sea nuestro nombre, nuestra identidad, nuestro cuerpo) es el lema casi universal para cada uno de nosotros todos los comienzos de año, todos los eneros, hemos pensado en conversar acerca de aquellas cosas que nos resultan imprescindibles y que necesitamos "transplantar" a cualquier parte que vayamos.


Nos explicamos mejor. Nos gustaría preguntarles: si estuvieran ante el comienzo de un nuevo mundo, de un nuevo ciclo: ¿qué diez cosas reservarían ustedes como importantes para la humanidad? ¿Qué libros, obras de arte, canciones, fórmulas químicas (conocemos fanáticos de las bebidas cola que elegirán algunas para no entrar en abstinencia...), poemas, disciplinas enteras buscarían preservar? ¿Qué recetas de cocina (¡y aquí no vale mencionar sin compartir pasos e ingredientes!), qué inventos en general y qué frases populares o leyendas que condensan para ustedes alguna verdad?

Imaginemos que una catástrofe arrasa con cuanto está sobre la tierra y que todo lo conocido es parte del pasado, salvo lo poco que podamos elegir conservar para la nueva etapa: ¿qué conservarían?

¿Cuál sería su Arca de Noé personal?


Asi queridos lectores los invito a decirme que conformaria su arca de noe personal.

1 comentario:

marco dijo...

interesante articulo, mmmm algun articulo en especial creo que dada las circusntancias, alguna que genere energias, o tal vez un tractor o algo que me ayudara en la agricultura o la siembra ya que lo mas importante seria como alimentarse. No lo habia pensado muy bien pero de hecho seria bueno adelantarse si ocurriera ese momento. Un beso Ale que bueno que ya has regesado :)