lunes, 29 de junio de 2009

Hoy no escuché hablar de amor...


He leído los periódicos, he pegado la oreja para saber que se habla en las calles, en las colas de los colectivos, en las barras de los bares, y no he oído hablar de amor. He vagado de un lado para otro con los oídos alerta, pero nadie ha pronunciado la mágica palabra.

He oído hablar de impuestos, de violencia, de accidentes, de famosos, de fraudes. He oído hablar de fútbol, de política, pero no he oído hablar de amor. Me he acercado a las parejas y las he oído hablar de dinero, de coches, de ropa, de propiedades, de lo que hacen los demás. Del colegio de los niños, de cine, de divorcio, de problemas, pero no he oído hablar de amor.

He visto a la gente protestar por todo, porque hay baches en las calles, porque la grúa se ha llevado el coche, porque un político ha dicho algo, porque la sopa estaba fría, porque han subido el precio de no sé qué producto, pero no he visto a nadie protestar por falta de AMOR.

Me he cruzado con una manifestación, pero en ninguna pancarta he podido leer la palabra: AMOR. Yo me pregunto y te pregunto: ¿Qué pasa? ¿Tan insignificante es el amor que nadie habla de él, que nadie le echa de menos?

Me han dado ganas de ponerme a gritar en medio de la calle: AMOR, AMOR, AMOR. Si no sentimos Amor por nosotros mismos y por nuestros semejantes, nunca seremos felices.

Recuerda las palabras de Jesus: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”.

2 comentarios:

Alikhandr@ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
K a p p i e dijo...

Amor, amor.
La acompañaré o.o

Yo pienso que la gente a desfigurado este sentimiento. Ya no sabe a qué amar, y por eso cuando se enamoran no saben si es verdad. Por eso, hablemos un poco de amor.